Colegio San Antonio del Baluarte se compromete con el reciclaje

Viernes, Junio 30, 2017 - 12:17
Un cambio de hábitos que perdure en el tiempo es lo que busca el establecimiento, que comenzó por reciclar todo el papel blanco que utiliza su comunidad.

Según cifras entregadas por las Naciones Unidas, el Océano Pacífico contiene una cantidad de residuos plásticos que podría cubrir un área equivalente al doble del tamaño de Estados Unidos. Estos pequeños trozos de basura están dificultando cada vez más la vida marina y ya es posible encontrarlos al interior de los peces que consumimos. Este es sólo un ejemplo que explica por qué es urgente que cambiemos la forma de entender y de relacionarnos con la basura que producimos. En este sentido, es clave desarrollar la educación ambiental para lograr un verdadero cambio hacia la cultura del reciclaje y la reutilización.

Entendiendo esta realidad, el Colegio San Antonio del Baluarte, de la ciudad de Rengo, desarrolló un proyecto para clasificar y reciclar los distintos tipos de desechos que genera su comunidad escolar. “Pensamos en el cuidado del medioambiente a partir de la importancia que ha tomado este año la educación cívica, porque esta iniciativa permitirá a nuestros alumnos comprometerse y tomar un rol más activo por el bienestar de su comunidad”, explica Carmen Gloria Muñoz, rectora del establecimiento. Así fue como decidieron retomar el sueño que tenían desde hace algunos años: desarrollar acciones que los lleven a convertirse en un “colegio ecológico”, teniendo la educación ambiental como pilar transversal de su quehacer educativo. 

Para la primera etapa del proyecto, se seleccionó el reciclaje de papel blanco. Se instalaron contenedores especiales en todas las salas, desde pre básica a enseñanza media, así como también en las oficinas y áreas administrativas del colegio. Cada curso eligió a un delegado de medioambiente, quien se encargará de motivar a sus compañeros a lo largo de todo el año, junto con trasladar periódicamente el papel blanco desde su sala al contenedor general ubicado en el patio central. 

“No es fácil generar el hábito de reciclar, porque es un cambio cultural que toma tiempo, pero hasta ahora el entusiasmo de los niños ha sido notorio”, agrega la rectora. Y el impacto positivo está llegando también a los hogares de los alumnos, generando conciencia al interior de sus familias. “A veces me pasa que estoy en mi casa y boto un papel al basurero, pero luego me acuerdo, lo recojo y lo traigo al colegio para reciclarlo, porque sé que es importante”, comenta una alumna de segundo medio. Uno de sus compañeros se suma y muestra las revistas que trajo desde su casa para dejar en el contenedor.

Para el segundo semestre, el proyecto contempla avanzar hacia el reciclaje de los envases plásticos y tetra pack, manteniendo la misma dinámica. Los residuos clasificados por toda la comunidad escolar serán finalmente vendidos a una empresa que se encargará de retirarlos y gestionar su reciclaje. El dinero que pueda recaudarse a través de esta iniciativa irá en beneficio del grupo de  Pastoral del colegio, que trabaja por otro sueño para sus alumnos: viajar a Panamá a participar de la Jornada Mundial de la Juventud, el año 2019.  

¡Felicitamos a toda la comunidad baluartina por su importante compromiso con el cuidado del medio ambiente! 

 

Galería de Imágenes

Comentarios

Inicie sesión para comentar